¿Cuáles son las partes que integran un balance general?


El balance general de una empresa es el estado financiero de la misma en un determinado momento o período de tiempo. Éste es fundamental para poder revisar su situación financiera y lo lleva a cabo un contador. En términos simples, es un resumen que refleja el panorama actual de la compañía y que sirve como guía para tomar decisiones.

Partes que lo integran

Un balance general está integrado por los activos, los pasivos y el capital o patrimonio neto. Los activos se refieren a lo que la empresa posee, los pasivos a las deudas de la misma y el capital a la diferencia entre ambos. Cada uno de estos grupos forma parte de los registros contables y muestra en detalle diferentes cuentas.

Cuándo se requiere

El balance general forma parte de los servicios contables y es requerido de forma anual, una vez finalizado el ejercicio económico de la empresa. Aun así, hay ocasiones en que se pide al inicio del ejercicio económico o bien con una periodicidad mensual, trimestral o semestral, dependiendo el caso. Así como, por ejemplo, el control del estado tributario de una empresa, es uno de los servicios básicos para los que se necesita un contador y es fundamental para el correcto funcionamiento del negocio, el balance general también lo es y siempre formará parte del servicio de contabilidad completa que debe ofrecer un contador.

Qué información se necesita

Para la realización de un balance general se necesita la información correspondiente a:

  1. Activos corrientes: aquellos que pueden convertirse en dinero en efectivo durante un período normal de operaciones. Corresponden a caja, cuentas bancarias, cuentas por cobrar e inventarios.

  2. Activos fijos: aquellos que no presentan flujo o cambios constantes, como por ejemplo maquinarias, equipos, inmuebles, etc…

  3. Activos que no clasifican como corrientes ni fijos: por ejemplo patentes o gastos pagados por anticipado.

  4. Pasivos corrientes: aquellas deudas y obligaciones que la empresa debe cubrir en un plazo inferior a un año, como anticipos de clientes, sobregiros, créditos, facturas que se le deben a los proveedores, etc…

  5. Pasivos fijos: aquellas deudas y obligaciones con una exigibilidad superior a un año, como créditos bancarios a largo plazo.

  6. Pasivos que no clasifican como corrientes ni fijos: por ejemplo el arrendamiento recibido por anticipado.

lo que pertenece al empresario o accionistas al momento de hacer el balance y que está compuesto por el capital, las utilidades retenidas, las utilidades del período anterior y la reserva legal.

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

 © 2020 por Managing Partner. Creado con Wix.com Hecho por L Plata

  • Facebook Basic Black
  • Instagram - Negro Círculo
  • LinkedIn Basic Black
  • Twitter Basic Black